miércoles, 20 de septiembre de 2017

Fred Deux, Lyon

Fred Deux, Los adivinos del abismo, 1999

Una retrospectiva excepcional de Fred Deux se abre hoy en Lyon. Damos su enlace y otros dos de interés.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Martín Stejskal: textos ignotos


Acaba de aparecer Skoronoc, nueva recopilación de escritos de esa extraordinaria figura del surrealismo checo que es Martin Stejskal.
Se suma a dos tomos anteriores: Cesty za huezdou (2001) y Rounomoc (2004), este último centrado en los sueños. De nuevo encontramos una miscelánea de temas, que van “desde las reflexiones surrealistas hasta la interpretación hermética del paisaje, la arquitectura y los cuentos de hadas”.
Por cierto que el apasionante libro de Stejskal sobre la Praga mágica tiene traducción española desde hace dos años.

Miguel de Carvalho, en “Cão Celeste”


La revista portuguesa Cão Celeste hace su entrega número 11 con la inclusión de dos cartas polémicas de Miguel de Carvalho.
La primera (“Las cartas de Arturo, un tal rey”) viene motivada por los insultos de Cruzeiro Seixas contenidos en su desdichado epistolario con Floriano Martins (a quien Miguel de Carvalho llama “idiota”), epistolario que aquí ya hemos puesto en su sitio.
La segunda (“El espectro del silencio”) explica su rechazo a participar en la exposición “Las llaves del deseo” y expresa su repudio por haber sido incluido, pese a dicho rechazo.

Gilles Brenta (1943-2017)


Recientemente murió Gilles Brenta. Esta semblanza de Dominique Rabourdin es el mejor homenaje a su memoria:

Jean-Pierre Le Goff y los banalistas

Este flamante catálogo de la librería de las tres plumas contiene material de mucho interés, no solo respecto a Jean-Pierre Le Goff (se trata de su biblioteca) y a los banalistas, sino al surrealismo de las tres últimas décadas del siglo pasado, con innumerables rarezas bibliográficas.
La presentación es confusa, hablando de “post-surrealismo”, y las notas no carecen de gazapos, como cuando se dice de Jules Perahim que es “el gran representante húngaro del surrealismo”, pero el material es de sumo interés, con infinidad de nombres de aquellos tiempos y algunos de tiempos anteriores o que felizmente siguen en el candelero: Pierre Peuchmaurd, Guy Cabanel, Jean-Pierre Paraggio, Caburet, Morin, Pillet, Schoendorff, El Janabi, Nicole Espagnol, Tom Gutt, Gilles Brenta, Alain Joubert, Robert Lagarde, Adrien Dax, François Leperlier, Joyce Mansour, Jacques Abeille, Tony Pusey, Peter Wood, Ludwig Zeller, François-René Simon, Jean-Yves Bériou, Claude-Lucien Cauët, Her de Vries, Jean-Pierre Guillon, Georges Henein, Nelly Kaplan, Marianne van Hirtum y hasta nuestra sublime Toyen en sus colaboraciones con Annie Le Brun, momento en que Le Goff se acercó al surrealismo.

París, 1992


En esta foto, tomada por Guy Girard tras la apertura de la exposición de Capa “Wanted-Cadavre”, en la Hourglass Gallery que dirigía Peter Wood en París, año de gracia de 1992, vemos de izquierda a derecha a Miguel Flores Eloz, Elizé Bleys, Paul Goodman, Ody Saban, Peter Wood, Guy Flandre, Cornelia Leunig, Claudette Lucand, Rainer Wichering, Rik Lina, Dave Bobroske (tras Lina), Gerda vander Krans, Jorge Leal Labrín y Jean Pierre Paraggio.

Raymond Roussel: “La doublure”, y otras traducciones

Clovis Trouille, El comedor de Raymond Roussel, 1935-1936

No solemos aludir aquí a las traducciones que se vienen haciendo de los textos clásicos del surrealismo y de sus grandes referentes, pero hoy hacemos una excepción, por su rareza, con la que acaba de salir en España de La doublure de Raymond Roussel. Edita Wunderkammer y ha traducido María Teresa Gallego Urrutia, con unos criterios que parecen los más adecuados, al prescindir de la rima pero conservar el metro y cuidar sobre todo los encabalgamientos. Una delicia de lectura.
Por lo que se refiere a la lengua inglesa, la página Surrealist NYC da cuenta regular de estas publicaciones, que en los últimos tiempos han incluido nada menos que la poesía completa de Aimé Césaire, Locus Solus, Arcane 17, L’Afrique fantôme y textos diversos de Desnos, Breton y Nezval.
Mientras, han aparecido también versiones al checo de Los campos magnéticos y obras de Péret, Tzara y Breton, al cuidado de Analogon, que por otra parte en su revista lleva a cabo siempre la traducción de muchos textos de otras lenguas, adecuados a los temas que son elegidos para cada número.

Homenaje a Endre Rozsda


El miércoles 20 tendrá lugar una velada homenaje a Endre Roszda en el Instituto Húngaro de París. Duante ella, András Solymos presentará su película de 28 minutos sobre y con Roszda, realizada en 1985.
página roszda

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Los automatismos explosivos de Verónica Cabanillas

Uno de los "Automatismos" de Verónica Cabanillas

Volvemos a dar un enlace de Verónica Cabanillas Samaniego, quien ha reavivado la llama surrealista en Perú y además demuestra la potencia por naturaleza inagotable del lenguaje pictórico en una época en que el surrealismo se ha orientado casi exclusivamente hacia el collage y la fotografía.
Esta serie de nuevos “automatismos” es la continuación de una aventura plástica que aúna el rigor con la pasión, el sentido poético infalible con la deflagración de todos los soles interiores.
Creo que Édouard Jaguer hubiera amado especialmente estas pinturas impulsivas, de gestos en llama que a veces nos transportan a un Oriente ideal o nos hacen soñar caligrafías ignotas.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Breyten Breytenbach: "Bird"

Una exposición dedicada a Breyten Breytenbach se inaugura hoy en Johannesburgo:

Sinking ship blues: una publicación histórica de y sobre Breyten Breytenbach

sábado, 9 de septiembre de 2017

Sánchez Peláez, en lengua francesa

No solemos ocuparnos aquí de traducciones, ni de reediciones, pero esta traducción de uno de los poemarios del venezolano Juan Sánchez Peláez no puede dejar de anotarse. Sánchez Peláez es autor de una obra poética excepcional, contenida en un volumen de 250 páginas que editó Lumen en 2004, y aunque es uno de los grandes poetas de América, sigue siendo un autor secreto. Ahora Filiación oscura (1966) ha sido trasladado al francés por el magnífico poeta Jean-Yves Bériou y por Martine Joulia.
Como edita Pierre Mainard (en su nueva colección, Xenofilia), aprovechamos para recordar que su exquisito catálogo incluye libros de Pierre Peuchmaurd, Laurent Albarracin, Anne-Marie Beeckman, Olivier Hervy y Alain Roussel, escritores a que hemos aludido aquí con frecuencia.
filiación oscura

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Cine, filosofías y revoluciones

Isabelle Waldberg, Repertorio de las ideas, c. 1968

Tres nuevos tomos de “Surréaliste” la colección dirigida por Georges Sebbag en Jean-Michel Place, acaban de aparecer. Son los dedicados a las Filosofías, las Revoluciones y el Cine.
El más interesante de estos volúmenes, al menos por lo que se refiere al estudio que incluye, es el que ha hecho el propio Sebbag, sobre la filosofía y el surrealismo. Dividido en cuatro secciones, que son “No hay nada incomprensible” (lo que significa que se comienza bajo el signo de Isidore Ducasse), “De Heráclito a Nietzsche”, “El superracionalismo” y “El asunto Heidegger”, concluye con estas palabras: “Existe un proyecto filosófico surrealista que se traduce en una elección de vida, pero que se expresa también por una profusión de conceptos inventados, de sentencias recalcadas, de intuiciones geniales asumidas”.
El dedicado al surrealismo y la revolución es obra de Mark Polizotti, que se ha hecho famoso por una biografía de Breton calificada por Fritz Erik Hoevels, en la demoledora reseña que le hizo a la traducción alemana, de “ladrillo pedante y rencoroso”. Pero la selección de textos guarda el nivel del resto de los volúmenes y solo en la nota final se derrapa, la inicial cumpliendo en cambio bien su función.
El volumen cinematográfico está a cargo de Dominique Rabourdin, y es el más vulnerable, aparte coincidir en el propósito antológico con The shadow and its shadow, de Paul Hammond, que en 2000 ya iba por su tercera edición. Aunque nada más fácil que señalarle ausencias a una antología de cualquier tipo o a un panorama histórico, aquí son quizás demasiado abundantes: Svankmajer, Svab, Vachek, Marek, Effenberger, Istler, Simpson, Paranaguá, Lenica, De Sanctis, Freddie, Morris, Lye, Cornell (todas, o casi todas ellas en el período acotado por la colección). Centrándose sobre todo en Francia, Rabourdin dedica una nota final a los belgas, pero aún así en la que no se habla ni de Storck ni de Moerman. Lástima, porque su trabajo es como siempre muy fino. Entre los textos, leí por primera vez los de Gérard Legrand y Georges Goldfayn pertenecientes al n. 3-4 de L’Âge du Cinéma.
Prosigue esta útil colección su singladura, restando por aparecer los tomos de encuestas, poesía, arquitectura, fotografía y revistas.

Efusiones de Marcelle Loubchansky

Marcelle Loubchansky, Jack el destripador, 1956

Mañana se inaugura en la galería Convergences de París la retrospectiva de Marcelle Loubchansky (1917-1988) “Effusion colorée”.
André Breton dedicó en 1956 un excepcional texto a su maravillosa “pintura cósmica”, incluido en Le surréalisme et la peinture. Más recientemente, Françoise Py ha escrito sobre Marcelle Loubchansky un bello artículo en el Dictionnaire André Breton, refiriéndonos cómo murió en la soledad y en la pobreza, a diferencia de tantos artistas contemporáneos. Figura secreta, pero amada por el surrealismo.
Marcelle Loubchansky, El fuego de las aguas,
en Le Surréalisme, même, n. 1, 1956

sábado, 2 de septiembre de 2017

“Surreal Poetics”, n. 3

Collage de Irene Vatvik

Ya ha aparecido el n. 3 de Surreal Poetics, que como anunciamos, se dedica al surrealismo como “crítica social”, como “experiencia vivida” y como “naturaleza maravillosa”.
Las ilustraciones son collages de Irene Vatvik y contiene textos de Rodrigo Verdugo, Zuca Sardan, Carlos Barbarito, Ludwig Zeller, Nelson de Paula, Óscar González, etc.

Marcel Lecomte/René Magritte

Marcel Lecomte y René Magritte,
en Magritte ou La leçon de choses, de Luc de Heusch (1959)

Anunciada confusamente, se inaugura por estos días (día 1, día 8, día 10...) una exposición dedicada a las relaciones entre René Magritte y Marcel Lecomte, uno de los más finos escritores del surrealismo belga.
Forma parte la exposición de un conjunto de eventos motivados por el 50 aniversario de la desaparición del artista:
Pero Lecomte será objeto también de otra exposición, en octubre, a la que ya aludiremos. Como pequeño homenaje, reproduzco aquí dos preciosos títulos suyos de 1939.

jueves, 31 de agosto de 2017

Capa & Capa


Hoy se presenta en Palma de Mallorca el “libro de artista” Capa 2017, que sucede al Homage to Enrico Baj, aparecido a fines de 2016, y que, con solo 30 ejemplares, incluye trabajos colectivos e individuales de los participantes en la exposición de Palma a que aludimos hace una semana, así como una serie de textos teóricos.

*

Como no parece ser pacífica la visión que de la historia del Collective Automatic Paintig of Amsterdam existe entre las dos tendencias vigentes actualmente, y como aquí no vamos a entrar en este tipo de polémicas, añadimos hoy un pdf enviado por Rik Lina, para que el lector interesado contraste con el anterior y con los que dimos hace algunos días al hablar de la exposición en Palma. Y le sumamos otro interesante documento.

martes, 29 de agosto de 2017

Una nueva teoría de la relatividad

Bruno Jacobs, Bruselas, 2009

Javier Gálvez, Oporto, 2013
Otra de las entregas estiradas y desplegables de Javier Gálvez en Solsticio Ediciones acaba de aparecer.
Título: El tiempo es una lluvia de pasos.
Tirada: 20 ejemplares.
Lema: “La lluvia no abolirá nunca el paso del tiempo”.
Ilustraciones: las dos que aquí reproducimos.
Texto, con el título de “Nueva teoría general de la relatividad”: “Los hechos poéticos, tanto en el tiempo como en el espacio, son relativos al estado de receptividad mental del observador: así, la perturbación de lo cotidiano que un objeto o conjunto de objetos pueden generar, a diferencia de lo que sucede en la mecánica newtoniana, no constituye una invariante; por lo que distintos observadores situados en lugares y momentos distintos, diferirán en su percepción, contribuyendo por convergencia a un reencantamiento progresivo de la realidad”.
Por si hiciera falta, la teoría einsteniana de la relatividad ya ha sido suficientemente refutada (junto con otras chorradas como la de los agujeros negros y la del bing bang) por el jardinero Stephen Crothers. Esta nueva teoría de la relatividad merece en cambio todas nuestras simpatías.
Y es que, como dijo René-Guy Cadou, “la intuición poética sabe, sobre este mundo, algo diferente que Einstein”. 

sábado, 26 de agosto de 2017

Nuevo libro de Allan Graubard


Allan Graubard es uno de los nombres del surrealismo que dan señales regulares de verdadera vida a través de publicaciones crepitantes. Ahora son estos relatos inspirados en Nueva Orleans, de cuyas ediciones normal y especial damos los enlaces:

Rik Lina, ilustración de A crescent by any other name

martes, 22 de agosto de 2017

Patrick Hourihan: “El mensajero seductor”


Una exposición de Patrick Hourihan se abre hoy en Brent. Patrick Hourihan, que se dio a conocer en el Surrealist London Action Group, ha aportado al surrealismo de los últimos años uno de los lenguajes pictóricos e imaginativos más potentes y novedosos, no pareciéndose sus cuadros a los de nadie.

sábado, 19 de agosto de 2017

“Dreamdew”, 10

Décima entrega de Dreamdew:
¡Soñadores del mundo entero, uníos!

Patrick Hourihan, Nightmare

Capa en las Islas Baleares


Con frecuencia aludimos en estas páginas al colectivo automatista Capa. Fundado en 1991 por Rik Lina y Freddy Flores Knistoff en Amsterdam, donde ambos vivían, nunca ha sido un “grupo” cerrado, sino que en sus trabajos participaban con frecuencia amigos invitados, que a veces se convertían en componentes, como es el caso del desaparecido Dave Bobroske. En 1997 se produjo una bifurcación, valiéndose a partir de ahí del nombre tanto las reuniones con Rik Lina como las de Freddy Flores. En recientes años, Rik Lina, como es bien sabido, se asocia a la actividad específicamente surrealista en Coimbra/Figueira da Foz, y las obras de Capa marcan su presencia en casi todas las publicaciones y exposiciones del movimiento surrealista.
Una exposición de Capa, pero en la orientación de Freddy Flores, tiene lugar desde el día 9 en la galería Espai Sant Marc de Sineu, Mallorca. No se trata de una retrospectiva, sino de una pequeña muestra de trabajos de la última década, “por la búsqueda de lo inefable, lo desconocido y lo insólito”.
Los componentes de Capa reunidos aquí son, aparte Freddy Flores, José Estévão, James Burns, Patricio Álvarez Aragón y Jorge Herrera Fuentealba. De cada uno hay cinco obras, a las que se suman otras cinco, de gran formato, realizadas entre todos. Los organizadores son Álvarez Aragón (a quien conocemos por sus colaboraciones en el grupo Derrame) y el artista visual Marcos Vidal.
Sobre la exposición se ha realizado un Libro de Artista, con obras de originales de los cinco participantes y textos teóricos sobre Capa, incluidos una aclaración del proceso Capa y un texto histórico-artístico, a los que abajo remitimos. 

Exposición Capa, Mallorca, 2017

martes, 15 de agosto de 2017

Grupo Surrealista de Madrid: “Clavar limas en la tierra”

El Grupo Surrealista de Madrid pone otro hito en sus publicaciones con esta muestra de poesía verbal, editada por La Torre Magnética, que ya en 2000 había dado a la luz Indicios de Salamandra, con poemas entonces de Paco Carreño, Eugenio Castro, Manuel Crespo, Jesús García Rodríguez, Silvia Guiard, Miguel Ángel Ortiz Albero y José Manuel Rojo.
Los nombres que aparecen ahora son tanto de componentes del grupo como de “aliados”, o sea, de amigos y colaboradores, y de ahí el título descriptivo Poemas del Grupo Surrealista de Madrid... y alrededores. Pero no se ha querido hacer una antología más, y mucho menos de carácter “histórico”, sino que se ha preferido seguir “los criterios de actualidad y de persistencia en las colaboraciones y complicidades que se mantienen hasta el día de hoy”. Otros nombres que una obra de corte retrospectivo no hubiera podido soslayar son Toni Malagrida, Carlos Valle de Lobos, Mariano Alaudén, Enrique Carlón, Francisco Morán, Jorge Kleiman, Óscar Delgado –los dos primeros de tan grato recuerdo para mí, que los traté en Madrid hace ya algunos años.
De la vieja guardia tenemos a Lurdes Martínez, Eugenio Castro, José Manuel Rojo y Javier Gálvez, y de los que luego se fueron incorporando, en algún caso con distancia geográfica, o como colaboradores fecundos, a Jesús García Rodríguez, Manuel Crespo, Silvia Guiard, Noé Ortega, Julio Monteverde, Emilio Santiago, Pablo Cobollo, Vicente Gutiérrez Escudero, Ángel Zapata, Leticia Vera, Bruno Jacobs, Andrés Devesa. Entre los “aliados”, pierre d. la, Alba Pascual, Carlos Trujillano...
No interesa aquí esa engañifa de “lo que va a quedar”, sino la realidad contundente de lo que hay, con la voluntad de “vehicular intensidades, crear libertades”, de hacer un “hecho comunitario” de la poesía, considerada como “visión del mundo”, como “relato indefectiblemente inscrito en el discurso de la libertad”.
La extensa introducción, firmada por el grupo, es una reflexión sobre el sentido de la poesía, hoy, para el surrealismo, y comienza por esgrimir una expresión largo tiempo utilizada por ellos, la de “la poesía por otros medios”, que me recuerda estas palabras de Maurice Blanchard: “Ya no sé quién dijo que se hace poesía con palabras, pero sí quién lo ha repetido: Valéry. Las palabras importan un comino. La poesía se hace con imágenes, e incluso con imágenes sin palabras”.
La poesía escrita, en efecto, se ha convertido mayoritariamente en un “lamentable expediente”, y de ahí la diatriba que hay en estas páginas contra el narcisismo y la vaciedad en que ha desembocado esa poesía, y contra “la separación artificial entre poesía escrita y todas sus restantes encarnaciones y facetas”, separación tan propalada por la egolatría sectárea de los propios poetas. Atacando nociones como las de “escritura personal” y “yo poético”, el ensayo de Clavar limas en la tierra no puede sino oponer el sentido de una poesía liberadora a lo que llama “la fabricación en serie de poetas y libros de poemas”, todos ellos, añadiríamos, perfectamente intercambiables en esa versorrea que combina con gran frecuencia y de modo no poco siniestro la poesía con el academicismo.
Clavar limas en la tierra ha sido óptimamente presentado por uno de los componentes del grupo, Vicente Gutiérrez Escudero, en su blog, reproduciendo además su reseña el pasaje inicial de esta notable publicación colectiva, que se suma a otras no menos centrales del Grupo Surrealista de Madrid a lo largo de su ya larga andadura:


*

Repasando las entradas que le dedico en Cabina de barlovento a la poesía, lo primero que habría que hacer es actualizar la de Annie Le Brun, añadiéndole al “fin del siglo XX” el principio del XXI:
Si no hubiera más que los poetas del fin del siglo XX para darle sentido a la palabra poesía, sólo se podría ver en ella un sinónimo a la vez de pose vacía, pusilanimidad, suficiencia, incontinencia, hinchazón y, a fin de cuenta, deshonestidad profunda”.
Estas otras coinciden en lo del “lamentable expediente”:
“Los poetas escriben para los poetas. Los poetas se cubren mutuamente de alabanzas y se prestan mutuamente homenaje unos a otros. Los poetas saludan su propio trabajo y toda esta gente se parece mucho a todos los mundos especializados y herméticos que dividen la sociedad contemporánea. Para los jugadores de ajedrez el juego que practican es una de las cumbres de la creación humana; tienen sus superiores, y hablan de Casablanca como los poetas hablan de Mallarmé o se prestan unos a otros todos los homenajes. El ajedrez, con todo, es un juego, y la poesía es algo más serio, y aquello que nos parece simpático en el caso del ajedrez, en el caso de los poetas es señal de una mezquindad imperdonable”. (Witold Gombrowicz)
“Nuestros poetas no escriben para un mundo pendiente de cada una de sus palabras, sino que escriben los unos para los otros. Justifican su impotencia haciéndose deliberadamente ininteligibles. Encerrados en sus egos pequeños y glorificados, se mantienen alejados del mundo por temor a ser pulverizados al primer contacto. Si los observamos a fondo, no son ni siquiera personales, porque de serlo podríamos entender su delirio y su tormento. Se han vuelto tan abstractos como las ecuaciones de los físicos. (Henry Miller, quien a la vez dijo tan inflamadas palabras sobre Rimbaud)
“Los poetas están equivocados porque su visión no es una visión sino un bizqueo”. (Dylan Thomas, que era un verdadero poeta)
“El culto de la poesía poética, lo que se llamaba antes la poesía pura, y que numerosos poetas jóvenes practican siempre –como si nada hubiera ocurrido– es un culto mortífero, suicida y, por supuesto, profundamente nihilista”. (Alain Jouffroy)
“Hay que combatir con todo nuestro desprecio e ira toda la poesía tradicional, desde Homero a Goethe, pasando por Góngora –la bestia más inmunda que ha parido madre–, hasta llegar a las ruinosas deyecciones de nuestros poetillas de hoy”. (Luis Buñuel)
“Muchos poetas prefieren la botella de tinta a la botella al mar”. (Achille Chavée)
Pero veamos el otro lado de la cuestión, la definición artaudiana siendo mi favorita entre todas las que se han dado:
“La poesía es una inervación magnética del corazón”. (Antonin Artaud)
“Se llama poesía todo aquello que cierra la puerta a los imbéciles”. (Aldo Pellegrini)
“La poesía es un modo integral de vida. Se trata de ir lo más lejos posible, incluso en lo oscuro”. (Saint-John Perse)
“La poesía se encuentra allí donde no se encuentre la sonrisa estúpidamente burlona del hombre con sonrisa de pato”. (Lautréamont)
“Un poema ha de ser una debacle del intelecto”. (André Breton y Paul Éluard)
“La poesía es cambiar el color de la materia gris”. (Giovanna)
“El poeta ya no se puede reconocer como tal a no ser que oponga un anticonformismo total al mundo en que vive”. (Benjamin Péret)
“Lo importante no es la poesía, sino la capacidad de poetizar”. (Gustav Meyrink)
“Hay mucho que aprender del lobo, del búho y del pulpo. La poesía no es reflejo ni reflexión”. (Franklin Rosemont)

sábado, 12 de agosto de 2017

“Soapbox” 82, 83 y 84

Consulta obligatoria de quienes siguen este blog es siempre la de los soapboxes de Jean-Pierre Paraggio. Esta vez anunciamos la aparición de otros tres, que son ya los números 82, 83 y 84.
Se incluyen imágenes de Cornucopia, de Pierre Rojanski, de Mireille Cangardel, de Robert Thon (sobre quien damos un enlace), del propio maestro de ceremonias... Poemas de Élie-Charles Flamand, Valentine Penrose, Guy Cabanel, Charles Duits, Pierre Peuchmaurd, Antonio Gamoneda... Y como plato fuerte el poema “Ramses Younane” de Abdul Kader El Janabi, firmado en el pasado año.
soapbox 82-84

J. Karl Bogartte: “Mythologies”

J. Karl Bogartte, Mitologías, 2010

Una nueva obra de imágenes convulsivas del maestro J. Karl Bogartte acaba de ver la luz. Lleva prólogo de Leon Marvel y Jon E. Graham y se presenta como “un libro de misteriosas transformaciones”, cuyas imágenes, “inspiradas en lo oculto, la alquimia, la magia y la sexualidad”, son el resultado de “un descenso en el dominio desconocido de una exploración puramente automática”. No se podía esperar menos de tan gran mágico prodigioso, a quien el surrealismo de las últimas décadas debe no poco de la pervivencia de ese descenso a las Madres”.

domingo, 6 de agosto de 2017

Éric Duvivier: “La femme 100 têtes”


Acaba Vimeo de subir una rareza del surrealismo difícil de obtener: se trata de La femme 100 têtes de Éric Duvivier (1967), película de 18 minutos inspirada muy libremente en Max Ernst. Aunque algo desigual, abunda en buenas, y hasta muy buenas secuencias.
La tanda “surrealista” en que viene incluye películas que nada tienen de surrealistas y alguna otra, como el maravilloso Cero en conducta, ya bien conocida.

jueves, 3 de agosto de 2017

Tony Earnshaw

Dibujo de Tony Earnshaw

Una retrospectiva de Anthony Earnshaw es siempre una gran noticia para el surrealismo. Hoy en Leeds se abre la titulada “Anthony Earnshaw. The distribution of wishes”.

Kennet Cox’s Journal

Kenneth Cox, Retrato encontrado de Ghérasim Luca, 2017,
tierra, ramitas y helechos moldeados sobre un árbol

Una de las páginas que merecen ser regularmente seguidas es la de Kenneth Cox. En su “Journal” hay fotos añadidas en estos últimos meses, como este retrato lucasiano o la titulada La capa de ante del cefalópodo, homenaje al Conde de Lautréamont en el aniversario ducassiano.

Rik Lina en Coimbra

Rik Lina, Coimbra, 2017

Damos una foto de la exposición de Rik Lina en Coimbra, así como dos de una de las cajas allí presentadas. Como él mismo explica, “enxertos” es la palabra portuguesa para “greffages”, “el término que Édouard Jaguer dio al conjunto de procedimientos, deliberados o efecto del «azar objetivo», que agrupan diferentes elementos en dos o tres dimensiones, y a la imagen modificada o perturbada por una intervención física o química”.


Rik Lina, Diary, Marie 2017

Simone Breton

En las páginas 22-26 del n. 41 de Enciclopèdic, la revista del Ateneo Enciclopédico Popular, junio de 2017, puede leerse en castellano el trabajo de Xesús González Gómez sobre Simone Kahn/Breton/Colinet, anteriormente presentado en gallego y en varias entregas, dentro del blog del Grupo Surrealista Galego.

sábado, 29 de julio de 2017

28 de septiembre de 1966

Cubierta diseñada por Tono Galán

Aunque ya había aparecido en doce entregas del blog del Grupo Surrealista Galego, es un placer encontrar ahora en papel el estudio que Xesús González Gómez ha dedicado a la noticia de la muerte de André Breton en las revistas y periódicos españoles de la época. Como título sebaggiano del conjunto, O pronunciábel día da súa morte. Edita Xalundes (bella palabra gallega, que significa algo así como “en alguna parte, lejos”), o sea el propio Grupo Surrealista Galego.
Se trata de un trabajo sólido y contundente, pero a la vez divertido dada la sarta de burradas que van desfilando por sus páginas, preferentemente de la prensa franquista pero sin que falten algunas de la otra. Xesús González Gómez es una personalidad de envergadura, un escritor lúcido siempre y corrosivo cuando hay que serlo, y si sumamos a ello su perfecto conocimiento del surrealismo, con el que se identifica, es posible entender cómo lo que en manos académicas hubiera sido un aburrido y exangüe inventario, en las suyas se convierte en un tratado enjundioso y hasta a trechos apasionante, que el lector interesado, más que leer, se ve impelido a devorar.
La lista de cagatintas de la época que tuvieron que decir algo a la muerte de André Breton está compuesta por nombres hoy casi todos olvidados: Gómez Catón, Rosendo Llates, Julio Manegat, Salvador Jiménez, Luis Figuerola-Ferreti, Manuel Díez-Crespo, Xohán Ledo, Pol Girbal, Néstor Luján (este al menos recordado como glotón)... Algunas perlas son incluso dignas de una antología: “Antes de dedicarse a la literatura y al movimiento artístico surrealista, André Breton escribió y publicó algunas obras de carácter médico, entre ellas la titulada Campos magnéticos” (Julio Manegat); “André Bretón ha pasado su vida entre grandes flechazos intelectuales y enormes peloteras ridículas con sus mejores amigos. Así el gran «leninista» pasaría a cultivar la amistad del exiliado Trostski antes de criticarle acerbamente como a título póstumo, hacia 1940 [comentario de Xesús González Gómez: “Busque el lector esa crítica de Breton, será un hallazgo bibliográfico de primera magnitud”]. El surrealismo –su obra– había entrado incluso en la decoración de los cuartos de baño y en las almohadillas de los trenes de segunda” (Pol Girbal, que titula su necrológica “Ha muerto André Bretón, el gran disconforme. Figura ya sin vigencia, perteneciente al pasado, su muerte fue anticipada por el olvido”); “¿Qué tal, amigo André Bretón, ya al otro lado del superrealismo? Y, ¿no será toda esa eternidad que tiene usted por delante superrealismo, o sobrerrealismo en estado de pureza?” (Manuel Díez-Crespo, falangista sevillano confianzudo, que proclama a Sevilla “la ciudad más superrealista del planeta”).
Más jugosas aún son las declaraciones, todas ellas plagadas de errores crasos, de figuras de otro calibre, como Santos Torroella, Juan Ramón Masoliver, Gerardo Diego, Guillermo Díaz-Plaja o Guillermo de Torre. Gerardo Diego utiliza siempre “sobrerrealismo”, pero al menos acierta cuando escribe que “el creacionismo es diametralmente opuesto al sobrerrealismo, aunque sus apariencias sean semejantes”. Guillermo de Torre prefiere escribir “superrealismo” y alude a la presencia de Hugo Ball en un reciente evento de aniversario dadaísta que resultó “muy pintoresco” (comentario de Xesús González Gómez: “Si en verdad asistieron los supervivientes de Dada que cita de Torre, los actos más que pintorescos debieron ser grandiosos, como mínimo: asistir a la resurrección de Hugo Ball en carne y alma no es algo que acontezca todos los días, aunque sea celebrando el cincuentenario de Dada”); equipara la escritura automática al flujo de conciencia joyceano (¡suspenso sin remisión como crítico literario!) y afirma que “los mitos cerraron su ciclo hace siglos” (¡nada menos!), pero aún peor es su visión de la supervivencia de Dada y el surrealismo... a través de las tesis universitarias (acababa de publicarse la del ridículo Sanouillet). Sin duda de estos grandes señores de la cultura hispana el que más me interesa es Masoliver, ya que con él sostuve en los años 80 una polémica que supongo fue la última de su vida, cuando se molestó por unos ataques que yo le hice a la cultura española (en realidad, a toda su putrefacción academicista y oficialista). Entonces también metió la pata con un error que se ha repetido infinidad de veces: el de que el primer manifiesto fue traducido por Fernando Vela al poco de salir en París, confusión con una reseña de ninguna monta que le hizo en la Revista de Occidente. Masoliver fue en los años 30 un detractor del surrealismo, pasándose rápidamente al fascismo y el falangismo. Xesús González Gómez se revuelve contra su maquillamiento: “Masoliver era un hombre culto y también un fascista, no el héroe que nos quieren hacer creer ahora una serie de críticos escritores como Jordi Gràcia, Fernando Valls y José Carlos Mainer”. Su disparate de la nota sobre Breton (a quien, eso sí, califica como “un dechado de autenticidad”) se da cuando dice de Un perro andaluz que “tanto escándalo levantaría después bajo el título de La edad de oro”.
Luego están los “especialistas” en surrealismo literario o artístico, como Pablo Corbalán, autor de una atroz Antología de la poesía surrealista española (en la que, como no deja de apuntar Xesús González Gómez, solo había un surrealista), para quien el surrealismo feneció en 1936, después de que Breton expulsara del grupo a Artaud, Masson, Cocteau (¡!) y Radiguet (¡muerto, por cierto, en 1923!). O como José María Moreno Galván, uno de los santones de la crítica de arte española, que entonces catequizaba en el frente comunista y a quien pone González Gómez los puntos sobre las íes al comentar su apotegma de que “la clave del fracaso revolucionario surrealista consiste, primero, en haber confundido el testimonio con la acción y, segundo, en haber confundido a la rebeldía con la revolución” –pasajes de la doble respuesta de González Gómez, que debe leerse en su integridad: “La poesía no es ni síntoma ni testimonio, sino que es en sí misma revolución”; “¿Cómo separar rebeldía de revolución? ¿No necesita toda revolución de la rebeldía? ¿No nace la revolución de la rebeldía para corregir injusticias?” En tercer lugar, comenta la nota sin firma aparecida en Ínsula (más conocida por Insulsa), digna de “los universitarios «progres» a que se dirigía la citada revista”.
Pero hay una excepción que desafía la regla: Tomás Alcoverro, hoy un conocido periodista y el único entre los nombres abordados que se inscribe, como señala Xesús González Gómez, “dentro de lo que podríamos llamar una percepción del surrealismo como revolución”, y no como una vanguardia ya “histórica”. O casi el único, ya que, en un apéndice a su trabajo, González Gómez añade a Juan Manuel Molina Mateo, anarquista murciano cofundador de la Federación Anarquista Ibérica, más conocido como Juanele, que escribe un excelente artículo en Comunidade Ibérica de México, contrastando con la mediocridad receptiva de España Libre. A esto último alude el autor de este trabajo en sus conclusiones, al señalar cómo al surrealismo todos lo daban por muerto a la vez que demostraban tener un desconocimiento casi total de lo que era (y de lo que continuaba siendo), no solo en la España de 1966 sino en la prensa comunista y la anarquista y en la del propio exilio.
El conocimiento muy completo que Xesús González Gómez tiene de los entresijos de la prensa de la época hace este estudio aún más jugoso. En la “Justificación” inicial, me agradece, muy generosamente, haberle dado la idea de convertir en libro las doce entregas del blog, pero ante el resultado que aquí tenemos, lo menos que puede decirse es que el mismo camino deberían seguir todos sus demás estudios, la mayoría dedicados a figuras muy poco conocidas del surrealismo y que en ninguna otra parte ha tratado nadie con el detenimiento y la agudeza con que lo hace él. Son estos los libros que hacen avanzar el surrealismo y que lo muestran tal y como siempre debería ser: sin pie a equívocos ni a confusiones.

Cruzeiro Seixas/Albert Marencin


Este martes tiene lugar en Lisboa la presentación de un libro de textos automáticos de Cruzeiro Seixas.
Cruzeiro Seixas es el decano de los surrealistas, con 96 años, pero casualmente se celebran ahora los 95 años de Albert Marencin, con motivo de lo cual se efectuó una emisión en la Radio Eslovaca Internacional que contó con la “complicidad” de Laurens Vancrevel y Jacques Abeille.

martes, 25 de julio de 2017

Los montajes pintados de Rik Lina


Todos los años, por estas fechas, Rik Lina retorna a Portugal y se inicia una reactivación de la actividad surrealista de la Cabo Mondego Section of Portuguese Surrealism. En este caso, la “rentrée” la abre una pequeña exposición de sus montajes, que se inaugura mañana en la galería Debout sur l’Oeuf.
Acompañamos la hojilla de inauguración por otras dos, en las que se reproducen algunos de esos montajes a la vez que Rik Lina nos brinda una muy bella declaración sobre su práctica rigurosamente poética.


jueves, 20 de julio de 2017

Pnina Granirer: mitos y leyendas


Hoy se inaugura una importante exposición de Pnina Granirer en la Fundación Eugenio Granell, que prosigue así su encomiable labor de enfocar la labor actual de espléndidas figuras femeninas del surrealismo merecedoras de un mejor conocimiento, como hace poco ocurría con Verónica Cabanillas Samaniego y con Janice Hathaway.
La exposición, titulada “Leyendas”, se divide en las partes “Medea” y “Los pájaros caníbales” (inspirada esta en los ritos iniciáticos amerindios), pero nadie mejor que la propia artista para expresar el sentido de esta asociación y de la muestra en su conjunto:

Pnina Granirer, Daydream

*

La exposición se suma a la aparición muy reciente del libro de memorias de la artista, Light within the shadows, documento entrañable y conmovedor.


*

La monografía de referencia sobre Pnina Granirer sigue siendo la de Ted Lindberg, publicada en 1998. Y como texto de catálogo, reproducimos hoy el que le dedicó Gregg Simpson, principal animador del West Coast Surrealist Group durante décadas, escrito con motivo de la exposición de la artista en la galería de arte de Richmond (Columbia Británica), en el mismo año.

Imagen: Escultor desconocido, 1988


lunes, 17 de julio de 2017

Fresh Dirt

De Submergence Sympatica!, importante novedad surrealista a cargo de Fresh Dirt, poco podemos añadir a la amplia noticia aparecida en “Surrealist NYC” y elaborada por Janice Hathaway:
Recordemos tan solo que hace muy poco hicimos una rápida recensión del muy bello catálogo de Janice Hathaway publicado por la Fundación Eugenio Granell, donde se incluye un trabajo de Ruurdje Laarhoven en que se relata con todo lujo de detalles la trayectoria de la fecunda actividad surrealista en Alabama, evidentemente con el colectivo de Fresh Dirt enfocado:

Janice Hathaway, Solaris, 2007

Juegos en Peculiar Mormyrid

Uno de los pocos blogs que exigen un seguimiento regular es el de Peculiar Mormyrid. Entre las últimas entregas, resaltemos las de los juegos colectivos, con el de la sustitución erótica y el del dibujo rellenado como novedosos, más otra entrega del juego de la traducción, ahora a partir de poemas de los surrealistas checos Josef Janda y Vaclav Svankmajer:

miércoles, 12 de julio de 2017

Jean-Pierre Paraggio: primavera de la visión

Jean-Pierre Paraggio merece una constante atención de esta página, dada la constancia de sus intervenciones, personales y colectivas, en el segundo caso como propulsor regular de las publicaciones del umbo y en el primero por su actividad collagista, que es de las más singulares del panorama surrealista. Nada más certero, por lo demás, que su brújula surrealista, siempre atento a lo que de más valioso surge aquí y allá y sin que nunca se cuelen las ambigüedades habituales.
De esta exposición en curso presentamos la invitación, con un bello texto teórico del artista. A la vez señalamos la aparición, en la collección del umbo, de un folleto con cuatro poemas de Paul Lemuel Cabanel, tres de ellos inspirados en correspondientes collages del propio Paraggio.


Los seres voladores de Max Ernst

En febrero tuvo lugar en Sotheby, Londres, una bonita exposición de Max Ernst, centrada en sus obras de los años 20. Título: “Birds on the wire, Max Ernst 1921-1928”. El catálogo, de 72 páginas con muchas ilustraciones a color, lleva un breve texto de Georges Sebbag en que se muestra cómo el “pintor surrealista de los pájaros por excelencia” (y hasta cuyo rostro en efecto parecía el de un pájaro) elaboró en estos años “un nuevo mito, en pleno acuerdo con el proyecto surrealista”.

Renzo Margonari, To Max memory, 1986

“Agua casi fuego”

Agua casi fuego es otra de las publicaciones de Javier Gálvez en las ediciones Ardemar, que así celebran su propio título. Se trata de tres breves poemas, enmarcados por sendos epígrafes y tres fulgurantes textos, también breves, cuyo motivo común es el sueño, echándose en falta alguna de las imágenes fotográficas de Gálvez, lo que subsano aquí con este creo que apropiado “fantasma líquido” de uno de mis pintores más amados, Renzo Margonari. Los epígrafes son de Bernard Caburet (“El hombre se hace a sí mismo, desde el deseo, no desde la necesidad”), Paul Celan (“Quien su corazón arranca de noche, ese intenta asir la rosa”) y André Breton (“Independientemente de lo que se logre o deje de lograrse, lo magnífico es la espera misma”), este último encadenando estos versos: “Besar el espejo / de la indolencia, / mientras la espera / deja abiertas / las puertas / de la certidumbre”, del mismo modo que la cita de Celan inspira estas palabras: “Al despertar recordó haber soñado que masticaba rosas. Cuando vio su rostro reflejado en el espejo, descubrió que ya no tenía labios”.
“Te he visto, garza, / con tu plumaje lustrado / por la risa de la penumbra, / el rayo de la tormenta / enjuagándote el pico, / tu vuelo en círculos, / sonámbula del vértigo”.

Renzo Margonari, Liquid ghost, 1983

sábado, 8 de julio de 2017

“Soapbox”, Rikki, Silva/Barbarito, Dalí, Delvaux, fotografía surrealista

Un nuevo Soapbox, en el que destacan el texto de Jean-Pierre Paraggio y un poema de Bertrand Schmitt:

*

Noticias de Rikki Ducornet:

*

Publicación de dos poemas de Carlos Barbarito, con viñeta de Julio Silva:



*

Exposición sobre Dalí y la ciencia, a la que conviene sumar estas dos aseveraciones suyas, la segunda traída a colación aquí hace pocas semanas:
“El conocimiento –la ciencia– no es más que una proposición, una de las posibles del universo”.
“El progreso de las ciencias ha sido enorme, pero desde un punto de vista espiritual vivimos el período más bajo de la civilización”.
Del mismo modo, a propósito de una supuesta heredera avidaeuros que le ha salido últimamente, recordemos estas palabras suyas:
“No deseo que haya seres que lleven mi nombre. No deseo transmitir a Dalí. Quiero que todo termine conmigo. Además, todos los hijos de genio son unos cretinos. Esos niños que no te aportan nada te deshonran y llevan tu nombre sin haber comprendido quién eras”. “Esos embriones me dan horror. Su aspecto fetal me turba hasta la angustia. Por otra parte, y como todos los genios, solo podría engendrar un cretino”.

Foto de Marc Malfant
eureka!

*

Exposición belga de Paul Delvaux:


*

Y un nuevo ejemplo de la vieja historia de los ajos y las coles, escamoteando el surrealismo y poniendo en su lugar a los más epidérmicos imitadores:
El rigor no aumenta mucho en esta otra muestra antológica fotográfica: