miércoles, 26 de abril de 2017

Exeter, 1967


Paul Cowdell evoca con acierto oportuno la exposición surrealista de Exeter hace 50 años, uno de los más bellos hitos del surrealismo en tierras inglesas:
(Creo que debe hacerse una aclaración, por lo que se refiere a la idea repetida de que el grupo de París “desdeñó” esa exposición, idea originada en la manipulación que John Lyle, con un exceso de susceptibilidad, hizo de la nota dedicada a aquellos eventos por Robert Benayoun en el n. 2 de L’Archibras, nota muy simpatizante, y en la que si se habla en efecto de “reunión nostálgica” es para añadir de inmediato: “mais préparatrice d’un net regain d’activités”; lo de “nostalgia” aludía no solo al reencuentro de los viejos amigos del London Bulletin, sino al hecho de que en la exposición predominaban sobremanera las obras del pasado. Benayoun, que había participado activamente en los eventos de Exeter y que además era todo lo contrario de un espíritu mezquino, no es desde luego sospechoso de minusvalorar una reactivación del surrealismo en un país que le era muy caro. Por lo demás, su nota, que nadie bienintencionado puede considerar “desdeñosa”, y que concluye con un homenaje al gran Brunius, fallecido esos días, solo lo comprometía a él, y no al “grupo de París”.)
Y recordemos que en 1967 tuvo lugar también la exposición internacional surrealista de São Paulo, originadora del primer número de A Phala.

Lacomblez, Klapheck...


Hoy comienza en Quadri una exposición de Jacques Lacomblez, coincidente con la aparición del poemario Le Chansonnier, que incluye siete ilustraciones de Georges-Henri Morin.

*

Y prosigue en la Galerie Lelong la de otro gran visionario, Konrad Klapheck:

Konrad Klapheck, The ladies

*

En la patria del esperpento continúan menudeando declaraciones supercretinas sobre Breton y el surrealismo como la que aquí presentamos. Nos envía el enlace una amiga, con este comentario: “No entiendo cómo se pueden decir estas estupideces. Estuve a punto de ir a esta charla y si no lo hice fue por un virus de gripe. Dudo que me hubiera quedado callada ante esta fatal idea de Breton como castrador del hedonismo años veinte. No entiendo esa visión, ni sé de dónde se la han sacado, ni tampoco qué relevancia puede tener para entender el surrealismo el que la gente se fuera o no de copas, ni en qué se basan para decir que Breton no iba a los cafés parisinos a disfrutar de la vida… Me hastía esta gilipollez cada día más. Lee hasta el final, porque no tiene desperdicio”. 
https://www.ull.es/portal/noticias/surrealistas/

sábado, 22 de abril de 2017

Jorge Camacho

Jorge Camacho, La danza del chamán, 1996

Roger Renaud anuncia con estas bellas palabras la exposición de Jorge Camacho:
“Du 25 avril au 24 juin, galerie Sophie Scheidecker, 14 bis rue des Minimes, 75003 Paris (vernissage, le 22 avril, 18:30-20:30): Exposition d’oeuvres de Jorge Camacho, l’un des quelques très grands passants du surréalisme de l’après-guerre, chercheur philosophal de l’or de peindre dans des athanors aux ailes d'oiseau, jamais en-deçà de l’amitié et de ce que l'on ne sait pas.
Jorge Camacho (1934-2011): au cou d’un Indien, un collier de grains de sable d’Andalousie, et chacun comme une clé pour ouvrir les miroirs sur ce qu’on ne voit pas mais qui regarde”.

viernes, 14 de abril de 2017

Julien Starck/Jean-Pierre Paraggio: “L’hiver”


Esta es uno de las más bellas publicaciones que han llegado a mis manos en estos últimos meses, correspondiéndose los poemas esenciales de Julien Starck, divididos en “La nieve”, “La estrella”, “El río” y “El fuego”, con una serie deslumbrante de collages de Jean-Pierre Paraggio.
Ya anteriormente, Starck (presencia habitual en las ediciones del umbo) y Paraggio aunaron fuerzas en “Souffle continu”, un battement de paupières, pero ahora el resultado se supera con creces. La edición de Les Météores, en papel negro, realza tanto los poemas de Julien Starck, en letras blancas, como los collages, que nunca como aquí evidenciaron la inagotable riqueza imaginativa de los “illustrats” de Paraggio.
Todas las imágenes contenidas en L’hiver están disponibles en el nº 76 de Soapbox, que acaba de aparecer junto al 75, el 77 y el 78.

Starck/Paraggio, "El río"

“Vigor mortis”

La duermevela
El Ojo del Buey publica con este título un pequeño cuaderno compuesto por ocho fotografías de Bruno Jacobs y Javier Gálvez tiradas en cementerios, y precedidas de la traducción en francés y en español de un texto de Kenneth Cox, en que este las presenta.
Es un buen momento para recordar no solo la Antología de Spoon River sino sobre todo la que debe ser obra maestra del género: Los muertos, las muertas y otras fantasmagorías, del gran Ramón Gómez de la Serna, libro que me debo haber leído unas seis o siete veces. Es una lástima que Ramón no visitara los cementerios acompañado de una cámara fotográfica, como hacía Styrsky. (Y por asociación de rarezas, apunto aquí otra pieza de un clásico de la literatura española, Pío Baroja: El hotel del cisne, escrito en París ya en la vejez, donde se puso a reproducir sueños tal cuales, sorprendiendo a propios y ajenos; ¿cuántos conocerán este libro?)
Como en otras ocasiones (molinos, salinas, onomástica callejera), una publicación del eje Madrid-Cádiz me inspira digresiones, sino que esta vez una cierta pereza me deja en el magín traer aquí a colación viejas visitas fotografiadas a cementerios de Madrid, Lisboa (¡Cementerio de los Placeres!), la Mina de S. Domingos o Montemor-o-Novo. Como imagen apropiada al día de hoy, remito sin embargo a la que editó Mário Cesariny en el n. 8 de sus Noa noa:


lunes, 10 de abril de 2017

Paul Nash, Yves Laloy, Jorge Camacho

Paul Nash, The white horse, Uffington, Berkshire, c. 1937

Una retrospectiva de Paul Nash, a quien tantas excepcionales fotografías y pinturas debemos, se inauguró ayer en Norwich:

*

Hace unos días dio por su parte comienzo en la estupenda Galerie 1900-2000 una exposición de Yves Laloy: 

*

Y el día 22, en la galería parisina de Sophie Scheidecker, se anuncia una de nuestro inolvidable Jorge Camacho, sobre la que volveremos para entonces.

Jorge Camacho, El sueño de Sancho, 1978

sábado, 1 de abril de 2017

La estrella polar de “Arcane 17”

He aquí otra publicación importante del nuevo año, aparecida en Dark Window Press. Cristaliza así en forma de libro la parte de la exposición “Nyth Grug” que tuvo lugar en el País de Gales el verano de 2015, y que llevaba por título “Dominio de Arcane 17” –previamente se publicó el volumen dedicado al “Dominio de Alicia”, aquí ya reseñado.
Han contribuido a las imágenes Patrick Lepetit, John Richardson, Michael Löwy, Wedgwood Steventon, Jean-Pierre Paraggio, Neil Coombs, Guy Ducornet, Guy Girard, Michel Remy, Pierre-André Sauvageot, Pedro Prata, Miguel de Carvalho, Seixas Peixoto, Desmond Morris, John Welson, Kathy Fox, Ody Saban, Beth Garon, Paul Garon, Jean-Claude Charbonel (a título póstumo, y recordado en un epígrafe inicial), Laurens Vancrevel, Gregg Simpson, Rik Lina, Mary Jacob y Krzysztof Fijalkowski; en la ilustración de portada, Guy Girard y John Welson presentan a Melusina en la Fuente. Predomina el collage y hay sobre todo colaboraciones, casi todas inspiradas en la obra de Breton. El resultado, en la pluralidad de su calidad imaginativa y poética, es deslumbrante.
La introducción, que apela a la “esperanza” en el “futuro” y señala la vigencia de una obra de Breton tan visionaria y revulsiva como discutida e incomprendida, es de John Richardson y John Welson. Hay buenos ensayos de Patrick Lepetit y David Nadeau, textos más breves de Guy Girard, Michael Löwy, John Richardson (una pieza eligiendo una palabra de cada página del libro) y Marie Pierre (quien presenta su graciosa colaboración con Richardson) y poemas de Richardson/Welson, Francine Samuel y Mary Jacob.
El texto de Desmond Morris, escrito a los 87 años, es despreciable: no solo resulta insignificante y no aporta nada, sino que acumula chismes y falacias contra Breton (entre las últimas, la de que los “surrealistas” que se quedaron en París lo acusaron de “cobarde” por haberse exiliado). O esto es demencia senil o yo me he equivocado siempre con este tipo. Por otra parte, es una vergüenza que una publicación surrealista canalice semejante porquería.
Pero exceptuado el inesperable texto macaco desnudo de Desmond Morris, esta es una publicación magnífica, que complementa óptimamente Alice, the looking glass threw, también editado por Dark Window Press.

John Welson, Pedro Prata, Miguel de Carvalho,
Rik Lina y Seixas Peixoto,
Siete flores convertidas en estrellas